Bet365, el gran líder

La desaparición del tabú

Hasta hace no mucho, hablar de cosas como casino, póker o ruleta era sinónimo de que el grueso de las personas pensasen en hombres mayores con sombrero, fumando puros y cuya fama era de todo menos buena. A lo largo de la historia se ha tendido a demonizar todo el velo que rodeaba a este sector, pero por suerte parece ser que es algo que cada vez está desapareciendo más.

Y esto está ocurriendo gracias sobre todo, una vez más, a internet. Con la aparición de la páginas web no pasó mucho tiempo hasta que las empresas de entretenimiento vieron el filón que supondría migrar el negocio al online. Obviamente, la consecuencia inmediata no fue otra que el hecho de que muchas más personas se animasen a participar gracias sobre todo al anonimato. Mientras que en un casino físico se tenía la concepción de que el clima no era del todo saludable, ahora todo lo que necesitabas era un ordenador y una conexión en línea, nada más. Por lo tanto, el ecosistema cambió por completo (y aún sigue cambiando) y contribuyó a ver de otra manera todo, ya que hace algún tiempo lo que más preocupaba era el hecho de poder tener algún problema cara a cara con una persona. Pensamiento inducido sobre todo por lo ya comentado, el mito de ambiente hostil que corría de boca en boca.

A decir verdad y siguiendo el orden cronológico de cosas, no es difícil deducir que un acontecimiento ha ido llevando a otro y así sucesivamente. Como comentábamos, el abrir todo a internet tuvo otra consecuencia inmediata y fue la reducción de la media de edad de los clientes de los casinos. Hace un par de décadas era extraño ver a alguien menor de 35 o 40 años como mínimo en un recinto de estas características, pero poco a poco fueron más los jóvenes que se decidieron a probar suerte, sobre todo con el póquer ya que resultaba una de las variantes más atractivas. A día de hoy, ya nadie se extraña de que un joven de 18 o 20 años realice apuestas deportivas, juegue a los naipes e incluso se dedique de forma profesional a ello.

Una vez más, una cosa lleva a la otra. Con el descenso de la media de edad, poco a poco la sensación de que este sector era algo tabú fue desvaneciéndose y cada vez ha ido estando más aceptada en la sociedad. Adultos y jóvenes conviven en un entorno que se caracteriza sobre todo por la camaradería y lo que comúnmente se conoce como "buen rollo" frente a lo que muchos podrían a llegar a pensar. Lejos queda todo lo que hemos visto mil y una veces en películas históricas o de ciencia ficción sobre timbas, ajustes de cuentas y un largo etcétera.

En resumen, por suerte el tabú que se cernía sobre todo este mundo ha ido desapareciendo de forma paulatina hasta prácticamente no existir, lo que permite a su vez que cada vez sean más las personas que se animan a apostar en eventos deportivos, echar una partida a la ruleta o disputar un torneo de póker sin que nadie les mire raro. Es evidente que, sobre todo algunas personas mayores, siguen viendo con recelo todo lo que rodea al casino online, pero por suerte las nuevas generaciones están cargadas de tolerancia en este sentido.